¿Qué es un ataque de pánico?


Autor: Yolanda Fajardo Ponce

Fecha: Febrero del 2019

Un ataque de pánico ocurre cuando hay una sensación de miedo y malestar intenso, que aparecen sin una situación aparente, en donde el cuerpo en específico el sistema nervioso, recibe una señal de alarma y esto hace creer que tu vida está en peligro; el corazón se sale del pecho, con cierta creencia de una sensación de ataque cardíaco; puede haber desmayo; o incluso tener la idea de volverse loco.

Los síntomas más comunes en los ataques de pánico son: aceleramiento cardiaco, sudoración en manos, frente o incluso cuerpo completo, un temor a morir, a desvanecerse o volverse loco, fuertes dolores en el pecho, mareo intenso, una sensación de debilidad, nauseas, cambios de temperatura, adormecimiento en partes corporales y percepción de ahogo.

Es una sensación desagradable, en la que el miedo aparece y existe un sentimiento de pérdida de control por la vida.

Los ataques de pánico suelen estar en relación con otros trastornos psicológicos o médicos, principalmente aquellos que están relacionados con el ámbito de padecimiento de ansiedad, depresión o abuso de sustancias. Para hacer un buen diagnóstico del mismo se debe hacer una exploración física completa para descartar un padecimiento orgánico, ya sea algo relacionado con la tiroides, corazón o factores cerebrales; después de esto se requiere una valoración psicológica detallada para detectar los temores y las afectaciones que se han tenido en la vida.

Se debe seguir un tratamiento adecuado a las situaciones en particulares.

Aunque los síntomas son similares en cada persona, existen factores de diferenciación que deben ser tomados en cuenta para un buen seguimiento. El tratamiento mejorará la vida cotidiana de aquel que padece estos ataques, tendrá un mejor desempeño y reducirá sus temores o incluso la crisis de ansiedad que padece. En ocasiones es necesario recibir una ayuda de fármacos para una mejora significativa.

También existen recomendaciones que se deben realizar en casa para reducir la posibilidad de un ataque de pánico, para ello se requiere un buen tratamiento para el hogar, así mismo se recomienda asistir a un grupo de apoyo de personas que estén atravesando una situación parecida, evitar consumir sustancias como la cafeína, el tabaco, alcohol u otras sustancias adictivas y propensas a desencadenar el padecimiento. Hacer ejercicios de relajación y control personal para evitar que los niveles de ansiedad suban y provoquen una crisis. Uno de los factores que influye mucho para mantener una vida sana y disminuir los ataques es hacer ejercicio físico y mantenerse activo durante el día, así como dormir las horas necesarias.

Si conoces a alguien que este pasando por esta situación, contacta a un psicólogo o psicóloga en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente.

Agenda una sesión


Bibliografía

Ticket, S (2009). Cómo superar los ataques de pánico. Editorial: Hispano Europea S.A. Barcelona, España.


Disculpas entre grupos

Un nuevo estudio investiga qué componentes de una disculpa fomentan el perdón y la reconciliación entre grupos.