Cuatro consejos para criar a un adolescente con TDAH


"No es su culpa y no es tuya, es su TDAH que se interpone en su camino"

Autor: Mariel Mitre

Fecha: Octubre del 2021

Ser padre de un adolescente con TDAH puede ser difícil. Pasar por los desafiantes años de la adolescencia requiere ver la experiencia del TDAH con claridad y compasión, por su hijo, pero también por usted mismo.

El nuevo libro nuevo Mindfulness and Self-Compassion for Teen TDAH abre la puerta para que tomen medidas para aprender las habilidades esenciales para enfrentar los desafíos académicos y mejorar la administración del tiempo y afrontar los encuentros sociales con mayor facilidad. Mientras tanto, ¿qué puede usted hacer por sí mismo para que pueda mantener su propio sentido de bienestar y, al mismo tiempo, ser una presencia constante y estable para su hijo? Aquí hay cuatro pasos importantes:

Paso uno: Infórmese sobre el TDAH
El TDAH no solo implica desafíos con la atención; afecta las habilidades generales de autogestión. Es posible que haya escuchado el término "función ejecutiva": este es el proceso mediante el cual tomamos decisiones, administramos nuestras emociones, monitoreamos el tiempo y manejamos proyectos de varios pasos. La función ejecutiva incluye las habilidades que usamos para lograr metas a largo plazo. El TDAH representa un retraso en el desarrollo de gran alcance de estas capacidades de función ejecutiva.

La mayoría de los adolescentes se esfuerzan por ser independientes. Quieren tomar sus propias decisiones y, a menudo, todavía no saben cuándo o cómo pedir ayuda; con TDAH, necesitan apoyo adicional.
Es necesario conocer las complejidades del TDAH para ayudar a apoyar a su hijo a establecer soluciones proactivas y de amplio alcance. 

Paso dos: comienza con la atención plena
Criar a un adolescente que se esfuerza por ser independiente pero que aún no está completamente equipado con las habilidades que le permiten hacerlo puede ser agotador.

La práctica de la atención plena desarrolla nuestra capacidad para relacionarnos hábilmente con lo que sea que esté sucediendo en el momento. Cuando nos tomamos un momento para hacer una pausa y salir de nuestra forma habitual de reaccionar, podemos elegir el mejor camino a seguir, lo que podría significar tomar una decisión más apropiada y efectiva. 

Paso tres: ponga dinero en su banco de relaciones
Esfuércese por establecer conexiones positivas con su adolescente cuando surja la oportunidad. Eso no solo crea un apoyo emocional para ellos, sino que también permite que su relación se mantenga fuerte a lo largo del tiempo. Para evitar un sentimiento de negatividad y un conflicto constante, primero construya su relación: valore las fortalezas de su hijo, bríndele toda su atención y programe y proteja el tiempo de diversión juntos. Luego, cuando tiene momentos más desafiantes, se vuelve como sacar de un banco de positividad.

También reconozca que, si bien su hijo adolescente tiene desafíos relacionados con el TDAH, también tiene dones y talentos. Usted se beneficiará y ellos sentirán la diferencia cuando elija valorar y concentrarse en esas fortalezas.
De manera similar, en su relación, tenga cuidado con el hábito mental de la comparación. No tenemos que ser felices por todo en nuestras vidas, pero dejar de lado las comparaciones nos ayuda a encontrar más tranquilidad en la vida familiar diaria.

Paso cuatro: practica la autocompasión
La autocompasión se trata de brindarte amabilidad y apoyo cuando más lo necesitas: cuando estás en un lugar donde sientes que has fallado o estás fallando, donde estás luchando, estás frustrado y no puedes. Intente lo siguiente:

- Mindfulness: es un acto de autocuidado, en cierto modo, para reconocer completamente lo que está sucediendo en cualquier momento. 
- Reconozca su “humanidad común”: cuando las cosas se sienten mal o pensamos que hemos estropeado algo, tendemos a sentirnos aislados, reconozca que no es el único.
- Concéntrese en la bondad hacia uno mismo: la mayoría de nosotros, los padres, tenemos un crítico interno ruidoso y hiperactivo que constantemente nos molesta sobre cómo lo estamos haciendo. 
Podemos desarrollar nuestro músculo de la autocompasión recordándonos a nosotros mismos que es posible tratarnos a nosotros mismos como tratamos a nuestro mejor amigo.

Crear un contenedor seguro y de apoyo para su adolescente
Dentro del contenedor que crea, deje que los adolescentes exploren. Los adolescentes aprenden de la experiencia. Dele a su adolescente toda la libertad que pueda manejar al mismo tiempo, controle cuándo intervenir. Habrá ocasiones en las que necesitará apoyo para tomar una decisión saludable. 

Sobre todo, recuerde que el trabajo más difícil del mundo es ser padre. Dese un respiro, eso significa que cuando se equivoque, o se exaspere y pierda los estribos, recuerde que es humano, que está luchando junto con tantos otros padres. Y siempre que pueda, tómese un tiempo para cuidarse. Como todos los demás, se lo merece.


Si tú o alguien que conoces le gustaría trabajar en este tema recuerda que podemos ayudar. Contacta a un psicólogo o psicóloga dentro de nuestro equipo de psicoterapeutas, para agendar una sesión online o presencial.

Agenda: 22.27.66.46.94


Texto traducido de: Bertin, M. y Bluth, K. (2021) Four Tips for Parenting a Teen With ADHD En: The Greater Good Science Center at the University of California, Berkeley


Prácticas restaurativas vs. castigo

Las prácticas restaurativas (asumir la responsabilidad, enmendar y buscar el perdón) son una alternativa a los castigos estrictos y la culpa.